locurasanamente lauri grisales

Así aprendí a disfrutar mis maratones: MARATÓN DE BOSTON

Así aprendí a disfrutar mis maratones: MARATÓN DE BOSTON

No sé si soy una corredora disciplinada, no sé si puedo ser ejemplo para muchos corredores…

Algunos me dicen que soy muy intensa corriendo, otros me dicen que me falta más disciplina para mejorar, y puede ser que todos tengan la razón en cierto punto. Sin embargo, lo único que les puedo asegurar es que este deporte me encanta, me hace sentir cada vez más viva y capaz.

Tipos de Corredores

Hay muchos tipos de corredores, yo soy de ese tipo que son algo tercos y que más que ver el running como una competencia, donde mi entreno depende del tiempo de un reloj. Me gusta ver al running como una pasión y una herramienta para escuchar a mi cuerpo. Soy de las que corre por sensaciones, según las señales de mi cuerpo y la que ama también las épocas de descanso.

Por supuesto es muy importante para mí contar con un coach para que me apoye y me guíe en todo el proceso de una carrera, pero creo que al final lo más importante es que cada persona conozca su cuerpo y sepa hasta que límite lo puedo llevar cada día.

Desde hace casi 4 años empece a correr y definitivamente no hay nada que me haga sentir mejor, que este deporte. Soy una persona de muchos amigos, de muchos conocidos, pero al mismo tiempo, soy una persona que disfruta la soledad, el silencio, el poder estar conmigo misma, el poder controlar y llevar mi mente a otro nivel, de conocer los limites de mi cuerpo para vivir esa sensación de ser saludable, de tener energía, de sentirme fuerte y capaz.

No quiero sonar exagerada con lo que les escribo, ni motivarlos hacer algo que yo no conozca bien, todo lo contrario; estoy muy segura que las personas que realmente me conocen saben que para mí correr es algo muy importante,  y que ha hecho de mí una persona muy diferente a la que era.

Agradecer cada día porque estamos completos y podemos hacer ejercicio

No les miento si les digo que todos los días al levantarme doy GRACIAS por todo lo que tengo, sobretodo porque me levanto completa con unas piernas listas para salir a mover mi cuerpo y poder empezar de la mejor forma el día. Creo que muchas personas quisieran salir a correr o hacer algún tipo de ejercicio pero no pueden porque les falta algo en su cuerpo, porque están enfermos, porque ya no tienen energía ni juventud, por eso trato de levantarme cada día más rápido y agradecida porque yo si tengo todo eso que para algunos es algo muy normal y simple, pero otras personas darían la vida por volver a tener.

 

Crónica del Maraton de Boston

Apenas empece la maratón de Boston me sentí confiada y fuerte físicamente, sentí que iba a terminar con el mismo tiempo de mi primer maratón (Buenos Aires) o tal vez uno mucho mejor.  Era muy emocionante escuchar los gritos de las personas, las sonrisas de los corredores, los niños en las calles con la mano estirada para chocar las palmas y muchas cosas más que hicieron que disfrutara mucho la carrera y me sintiera muy emocionada.

Sin embargo, les voy aceptar que no fue la mejor carrera, un vaso horrible (dolor en el estomago) que nunca había sentido en una carrera, me bajó el ritmo por completo entre el km 27 y 28 (sin reloj es complicado saber exactamente) y me hizo caminar 4 kms (el vaso creería que apareció por tomar más agua de lo normal, el calor era impresionante).

Apenas empezó el dolor y comenzó a crecer sabía que debía esperar a que me pasara, estaba segura que me iba a pasar rápido, en ningún momento pensé en parar solo sentía mucha impotencia, la verdad era una carrera bastante importante para mí y cuando aparece un dolor ( y peor aún un vaso!!) la impotencia y tristeza es terrible, estoy segura que muchos corredores me entienden mejor que cualquiera.

Una de las carreras que más he sufrido y al mismo tiempo mas he gozado

Durante esos kilómetros me apretaba el estomago lo más fuerte que podía, en algunos momentos no sabía si el vaso seguía o era más bien el dolor que sentía por la fuerza con la que me apretaba (ese truco me lo enseñaron en el colegio y funciona!). En el kilometro 33 me salió una lagrima y aún no sé si de rabia o de tristeza, pero rápidamente me acordé que estar en esa maratón ya era un logro increíble, que aún faltaban 10 kms que los podría disfrutar al máximo y lo más importante era que  en la meta me estaban esperando mi mamá y mi hermana.

Comencé a decir unas palabras mágicas que me han salvado de muchas cosas ( después les cuento cuales ) y la verdad no sé como me llené de energía y con todas las ganas empece a correr, con un poco de dolor todavía pero lo podía hacer, definitivamente siempre podemos dar un poco más de lo que tenemos. En el kilometro 35 sentí que ya podía acelerar y recuperar el tiempo perdido y eso fue lo que hice, aunque me costó volver a coger un ritmo porque sin duda al parar es mas difícil comenzar a correr, lo pude hacer y pude terminar con un tiempo de 3 horas 46 minutos lo cual me deja feliz, satisfecha y con ganas de volver a correr muchas veces más esta linda maratón!!!

Si quieren conocer un poco más de mí o necesitan algún consejo para correr su primera maratón, me pueden seguir en Instagram como @laurigrisales  y en Facebook como #LocuraSanaMente y estaría feliz de compartir todas mis experiencias y lo que he vivido desde que corro!!!!

Un abrazo grande <3 y les comparto un poco de mis fotos de ese fin de semana de la Maratón de Boston!!